viernes, 1 de enero de 2010

Propósitos de año nuevo.




Día uno de enero, después de hacer balance del año anterior, hoy toca plantearse los famosos propósitos de año nuevo.
Definitivamente fracasé con los del 2009, sólo tenía uno y no lo cumplí (ni siquiera hice el amago de intentarlo) con lo que, con un porcentaje de fracaso del 100%, creo que no hace falta que se diga nada más, los números hablan por si solos.

Dicho propósito era “aprender a andar con tacones”, como ya dije, ni lo intenté. Es que ni siquiera me calcé unos en los 365 días del año 2009. Parecerá un propósito ridículo pero, para aquellos que no me han visto andar con ellos, haré una pequeña pero ilustrativa descripción: andando con zapatos de tacón parezco Chiquito de la Calzada intentando ser sigiloso y, a la vez, aguantándose las ganas de mear, ya está, ya lo he dicho. Espero haber colaborado con vuestra imaginación y hayáis sido capaces de ponerle imagen en vuestra cabeza a semejante estampa.
En mi defensa, alegaré que la naturaleza ha sido generosa conmigo dotándome con 1,85 metros de estatura, por lo que encaramarse en esas “cosas” no supone para mí una imperiosa necesidad. Para nada me planteo subirme a unos zancos como los de Letizia, pero, no sé, un taconcito normal podría ser. O por lo menos tener la satisfacción personal de que si no lo hago es porque no quiero, no porque no sepa. No me importa confesar que soy muy (pero que muy) cabezota, por lo que este propósito queda anotado para este 2010. De todos modos, el 1 de enero de 2011, no quiero tener una estadística tan penosa, por lo que me voy a buscar otro propósito para asegurarme un 50% más benévolo con mi ego.

Hojeando el nº 559 de la revista “Mujer Hoy”, vi un artículo titulado: “Al año nuevo le pido…” una lista de propósitos en la que, además, te dan las claves para hacerlos realidad. Estupendo- me dije- escoge uno. La cosa fue así:

- Aprender a relajarme: estoy en el paro, lo que le pido al año nuevo es precisamente estrés laboral. No me sirve.
- Aprovechar más mi tiempo libre: me sobra tiempo libre, no se qué hacer con él. Siguiente.
- Dejar de fumar para siempre: nunca he fumado. Siguiente.
- Mantenerme en forma: entreno 5 días a la semana en el gimnasio, adoro el deporte. Siguiente.
- Estar más atenta a mi salud: no fumo, no bebo, dieta mediterránea, duermo bien, hago ejercicio. Me están empezando a entrar ganas de empezar a fumar, para tener algo que dejar.
- No medicarme por mi cuenta: ¿Qué clase de propósito es este?, es lo mismo que proponerte no tirarte encima de los coches para cobrar del seguro. ¿Cómo conseguir no automedicarme? Creo que es simple: no haciéndolo. Pues en la revista le dedican un señor párrafo. Siguiente. Empiezo a pensar que voy a tener que pensar mi propósito yo solita.
- Dormir todo lo que necesito: se acabó. Cierro inmediatamente la revista. Pensaré por mi misma.




Seguí tirada en el sofá viendo los saltos de esquí (para quien le interese, ganó un austriaco no se el nombre, a tanto no llego), llevaba un buen rato cuando me acordé: volver a patinar.
Siempre me encantó patinar, los primeros patines me los regalaron con 3 años, los famosos Fisher Price. Lo dejé con 13 porque un día, jugando al fútbol sobre patines (si habéis leído bien, fútbol sobre patines, con lo miedosa que soy ahora, no me lo creo ni yo), me puse a patinar hacia atrás para darle a la pelota de tacón, me caí y me di un golpe en la rodilla izquierda tan fuerte, que parecía que tenía una pelota de golf dentro, de lo hinchada que la tuve. Y justo cuando me recuperé, ese mismo verano, en una pachanga de fútbol, me hicieron una entrada un poco durilla, consecuencia: brecha muy grande en la rodilla izquierda. Tengo una cicatriz enorme. El caso es que le cogí algo de miedo, así que lo fui dejando y ahora estamos en 2010 y sigo sin patinar. Llevo unos meses pensándolo, así que no se hable más. Adjudicado el propósito de año nuevo. Eso si, antes me compraré unas rodilleras y coderas, que con 13 años las cicatrices me daban igual pero ahora no tanto.

Ya contaré mis progresos en ambos.

8 comentarios:

Stitch dijo...

Me he reído muchísimo con tus símiles. Soy nuevo en el blog y he de decir que me encanta.
Me uno a tu iniciativa, voy a contar mi propósito de año nuevo. Cuento con 365 días, con todas sus horas y minutos para llevar a cabo una intensa contracampaña. Mi propósito de año nuevo es acabar con los propósitos de año nuevo. Si quieres hacer algo, simplemente hazlo. "Just do it", como rezaba el eslogan de Nike. En mi opinión existen dos motivos para elegir el 1 de enero como fecha clave para el inicio de la "nueva vida":
1. Tomas la decisión mucho antes de la Nochevieja y empezar a llevarla a cabo en enero es un aplazamiento.
2.Decides el propósito durante la borrachera de fin de año o durante la resaca del día siguiente. ¿Por qué lo haces? ¡Porque no piensas con claridad!
Sólo queda felicitaros el 2010 y desearos mucha suerte con vuestros propósitos, de buen rollo. 1 saludito.

BlackBetty dijo...

Jajajajaajaja, genial, nena...
Eres súper alta, qué guay. Yo pensé que yo era muu alta y mido 1,75 mts. Así que, tras un oscuro pasado de querer ser modelo (y llevar clases de pasarela y demás) no uso más tacones, porque no los necesito, tengo los ligamentos débiles y encima cansan demasiado el pie.

Me encanta lo de patinar :-)

Ahora que has dicho lo de ponerse un solo propósito y no cumplirlo me arrepiento de haber hecho uno solo. Creo que me agregaré un par más para bajar los porcentajes de posible fracaso.

María_MC dijo...

Blackbetty no te quejes de altura que tú también vas sobrada. Pero si, la verdad es que soy bastante alta. Lo que también tiene algunas cosas malas, como por ejemplo que no te das cuenta pero llamas la atención, la gente se queda contigo muy fácilmente y eso no siempre es bueno. Y tengo vecinos con los que comparto ascensor desde que tenía 5 años y cuando no saben que decirte porque ya hablamos del tiempo te dicen: "Y ya no crezcas más ¿eh?" Y en ese momento te dan ganas de decir, "Señora, tengo 25 años, hace 7 que estoy igual, si pegase un estirón ahora sería un milagro médico" Pero me quedo con las ganas, me limito a sonreir y esperar a volvérmela a encontrar que me dirá exactamente lo mismo, no falla.
A mi por lo de la altura no me dicen nada de lo de ser modelo, me dicen si jugué a baloncesto.
Un abrazo

María_MC dijo...

Hola Stitch! bienvenido. Tienes toda la razón, para qué lo vamos a negar, pero los propósitos de año nuevo es una tradición más dentro de todo el conjunto de tradiciones que son las fiestas Navideñas en si. ¿Qué sentido tiene poner tu vida en peligro ante la posibilidad de morir atragantado comiendo las uvas mientras te ríes de la cara que ponen tus acompañantes en ese momento? Ninguno y lo hacemos igual.
Un abrazo

adicto tv dijo...

Muy chulo el articulo, lo pase fatal patinando con mis primeros (y últimos) patines de F<isher price. Hay fotos de ello, y es la tipica anecdota que todos recuerdan cuando se quieren reir. ajajajaja soy lo peor para todo tipo de deporte que no sea andar. También he escrito sobre mis propósitos de año nuevo. Un abrazo. Ya estoy casí curado;)

María_MC dijo...

A mi me dio tiempo a evolucinar hasta los on-line antes de dejarlo. Aunque no se si rescatar los Fisher Price que son muchos años ya sin patinar. Me alegro de que estés bien. Bicos

Iván dijo...

¡Jajajajaja! "Chiquito intentando ser sigiloso y a la vez aguantándose las ganas de mear" ¡¡¡Me ha encantado la imagen!!! Eso es poesía y lo demás son tonterías.

Sólo por esa frase me has convertido en incondicional tuyo.

María_MC dijo...

Hola Iván! muchas gracias y bienvenido. Suelo ser bastante exagerada con mis símiles y me hubiera gustado que en este caso fuera así, pero no. Quédate con esa imagen porque es 100% real.
Espero que nos sigamos leyendo, yo por mi parte, seguiré posteando en el "Blog de libros y literatura", que ya os lo escribí allí, pero vuelvo a repetir que me encanta. Bienvenido otra vez, espero que sea para quedarte.

Publicar un comentario

Ya que has leído tendrás algo que decir, digo yo.