jueves, 21 de enero de 2010

“La tienda de los suicidas” de Jean Teulé.

¿Os va el humor negro? ¿Disponéis de dos horas libres? Si la respuesta a estas dos preguntas es sí, ya tenéis plan, tenéis que leer esta novela. No es nada larga, apenas 155 páginas y supone un buen rato asegurado.
En mi caso, a nadie le va a extrañar que me haya gustado: me encanta el humor negro, esta es la clásica novela por la que voy corriendo a la librería en cuanto tengo noticias de ella, como así fue.
Para contar el argumento y, sin que sirve de precedente, voy a escribir lo que aparece en la contraportada. La razón es simple, no encuentro mejor forma de narrar de qué va el libro sin desvelar partes de la historia.

“En esta novela enormemente divertida, no exenta de humor negro, el lector penetra en la tienda y en la vida de una familia, lo Tuvache, dedicada desde hace generaciones a la venta de productos (sogas para ahorcarse, toda clase de venenos, armas, etc.) que cualquier suicida debe tener a mano para el momento en que decida abandonar este mundo. Los Tuvache se sienten orgullosos de su trabajo y de su reconocida eficacia profesional, hasta que al menor de sus vástagos empieza a dar muestras inquietantes: es un niño alegre, alegre le entusiasma la risa.”

Llama la atención lo moralistas que son en esta familia para temas como el asesinato o el proxenetismo, y lo alegremente que hablan del suicidio y de cuál es la técnica que mejor se adapta a las necesidades de cada cliente. La contradicción es aún mayor si se tiene en cuenta que tienen su negocio montado alrededor de las desgracias de sus congéneres. Es este sinsentido el que proporciona la mayor dosis de humor al libro. Lo irónico de las situaciones, hace que estés leyendo con una sonrisa de medio lado permanente sin darte cuenta, hasta que alguien te ve y te pregunta: “¿Qué es eso tan gracioso?”

Desde luego si lo que uno quiere es suicidarse, esta novela proporciona todo lo que se necesita saber sobre el tema, así como técnicas de la más diversa índole y curiosidades en torno al suicidio de algún personaje relevante.
Después de esta reseña, en la que recomiendo un libro de este estilo sólo espero que no se me clausure el blog o que alguien que se suicide me tenga enlazada y luego salga en el telediario o que me persiga Mercedes Milá alcachofa en mano para uno “Diario de.. un suicidio colectivo”. Así que lo que voy a hacer ahora es curarme en salud:

“Chicos y chicas, no os suicidéis, la vida es maravillosa, un auténtico regalo, así que aprovechadla al máximo y disfrutad de ella. Percibid el tono sarcástico del libro.”
A pesar de lo que es novela pueda parecer a priori, se trata en realidad de un canto al optimismo, ideal para los que, como yo, ven siempre la botella medio vacía.

4 comentarios:

BlackBetty dijo...

Jajajajajajajajaja... es que suena genial. María, para que vas a destrozar mi presupuesto!!!!!!!!

María_MC dijo...

BlackBetty: no te preocupes, la edición de bolsillo es de tapas duras y cuesta 6,95 euros. Si es que son todo ventajas!!, sabes de mi aversión por las tapas blandas imagínate mi alegría cuando vi que era de tapas duras. Hay que comprarlo.
Y por cierto, tu tampoco ayudas a mi economía: libro que comentas, libro que quiero comprar. jeje
1 abrazo

nur dijo...

Me has metido en ganas de leer el libro en cuestión sobre todo si como dices te deja la media sonrisa dibujada en la boca.
Te recomiendo este: "Pero sigue siendo el rey" de Carlos Salem. Se lee bien , está muy entretenido y bastante divertido.

María_MC dijo...

Nur: si lo lees, espero que te guste y ya me contarás qué tal. En cuanto a tu sugerencia, oído cocina, queda oficialmente anotada en la lista de libros por leer.

Publicar un comentario

Ya que has leído tendrás algo que decir, digo yo.