jueves, 7 de enero de 2010

La locura de las rebajas



Normalmente, el 7 de enero por la mañana lo dedico a ir de tiendas, ya sabéis empiezan las rebajas y hay que buscar alguna ganga. Nunca he sido de las que pisotean, empujan y pelean por una prenda de ropa. Aunque en la mayoría de los aspectos de mi vida soy bastante nerviosa, este tipo de actividades me las tomo con la pachorra que me falta en otras cosas. Este año además, no tenía pensado ir, no me hace falta ropa (más presupuesto para libros y pelis, si no hay mal que por bien no venga) y hacer colas kilométricas no está entre mis hobbies favoritos.
Llevaba un tiempo buscando unos tenis porque los míos ya están para el arrastre, no es como ir descalza pero poco le faltaba. Aunque para el resto de la ropa no soy para nada tiquismiquis, con el calzado si que tengo que reconocer que soy bastante especialita, no me vale cualquier cosa. El caso es que el día 5, mientras mi madrina y yo estábamos de paseo, encontré unos que me encantaron en Pull and Bear y sólo quedaba un par del número 42. Me dije: “Nada, como voy a tiro fijo, me pego el madrugón el día 7, estoy de primerita, compro los tenis, me vuelvo para casa y aquí paz y después gloria”. Y así lo hice, os cuento.
En Pontevedra, hay lo que se conoce coloquialmente como “la avenida Amancio Ortega” por la colonización (no tiene otro nombre posible) del grupo Inditex en la zona, cosa que si vas con prisa, es bastante cómodo porque todas las tiendas están muy próximas entre sí. Allí me dirigí y, a medida que me acercaba, lo único que veía eran grupos de gente arremolinada en la puerta de las tiendas a la espera de que abriesen y cámaras de televisión de Localia, Televisión de Galicia (esta con entrevistadora con alcachofa incorporada) y de otra cadena que no logré identificar. ¿Nos hemos vuelto locos? Esto es Pontevedra, ciudad pequeña donde las haya, como para tanto despliegue de medios. Pues mira que hay tiendas y todas cerca las unas de las otras y los tres cámaras de televisión grabando la puerta de Pull and Bear. Me faltó el canto de un duro para mandar los tenis a la mierda, que esto es pequeño y nos conocemos todos. Me coloqué de forma que era imposible que me sacasen.
Abre la tienda y el cámara de Localia me mira como diciéndome “¿No vas a entrar, bonita?” y yo le devolví la mirada en plan “Con el frío que hace ya te cansarás y te largarás, macho”. Y así fue, entré, cogí los dichosos tenis y apenas tuve que guardar cola. De vuelta al campamento base con la satisfacción del deber cumplido.
Todas las tiendas están tan cerca, que me dije que podía echar un vistazo que podía encontrar alguna camiseta chula o algún vaquero (mi fondo de armario) que son cosas que no necesito probar y me ahorro una cola. Así que entro en Stradivarius y me pongo a mirar entre las camisetas, cuando una paisana que debía de doblarme la edad o más, me pega un empujón por adelantarse para coger una. Yo no le dije nada, me niego a ponerme a su altura y, además, como ya dije, aquí nos conocemos todos y nunca sabes con quién estás siendo borde, pero lo que me pedía el cuerpo era soltarle dos frescas:

1) Tía, esta camiseta que ahora cuesta 4,95 euros antes de ayer costaba 5,95 ¿Cómo puedes ponerte así por un cochino euro? Vale que hay crisis pero tampoco hay que perder la dignidad.
2) A donde vas con esa camiseta, alma de pollo que ya tienes una edad. Ana Obregón solo hay una.

Después de esto me fui derechita para casa, previo paso por mi refugio (mi librería favorita), allí la gente no te pega por conseguir un ejemplar. Si es que la peña ve una cartel del 50% de descuento y pierde completamente los papeles. Conseguí mis tenis y eso es lo que realmente importa.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cuál es tu librería favorita?

Tanais dijo...

jajajajaja enhorabuena por ti y por haber conseguido esos tenis (como lo llamáis allí) sin pegar a nadie...ayer fui un momento al corte inglés y estaba petado! me quedé a cuadros, la que empujaba...pues que triste la verdad. Yo creo que le hubiera dicho algo, sin macarradas ni nada pero no sé...ayyys!!!!

Besotes!!!

María_MC dijo...

Anónimo: por tu pregunta supongo que serás de Pontevedra o alrededores, sino sería demasiado peregrinaje para compar un libro. Te voy a contestar, pero la próxima vez que comentes me tienes que decir cuál es la tuya (tu librería favorita). Pues me encanta la librería Cronopios, en la calle Fray Juan Navarrete. Abrió hace poco (creo que en abril de 2009). Rara es la semana que no paro por allí un par de veces, no siempre compro pero sí de vez en cuando.

Tanais: Por curiosidad, ¿cómo llamas tú a los tenis/bambas/playeros/deportivas/zapatillas? Son todos los sinónimos que conozco.
Si que me quedé con las ganas de decirle algo a la tía del empujón, pero soy mujer de contrastes: o no soy nada borde o muy borde (lo mío es el sarcasmo), y ya digo que por un euro me parece un poco fuerte el ponerme a discutir, porque si la tía es capaz de empujar por una camiseta, seguro que no se quedaba callada y respondía. ¿Cómo va esa nieve? jeje besiños

Nebulina dijo...

Yo no he ido de rebajas, ni creo que vaya. Alguan camiseta sí necesito, pero los exámenes están a la vuelta de la esquina y las rebajas me dan miedo xD
mala combinación
Un besazo!

María_MC dijo...

Hola Nebulina! no hay mejor inversión en ropa que vaqueros y camisetas: se ponen en cualquier época del año, no son caros y no pasan de moda. Puedes ir a mediodía que hay muchas tiendas que no cierran. De todos modos te entiendo perfectamente, que no hace mucho que acabé la carrera y cuando se acercaban los exámenes no quería ni oir hablar de nada que no se pudiese hacer en la biblioteca. Suerte con los exámenes.

1 abrazo

Anónimo dijo...

Sí claro, soy de Pontevedra! Pues mira, Cronopios me tiene buenísima pinta, es bonita, jaja, pero si te digo la verdad, nunca entré! y no será por ganas! lo que pasa que no suelo comprar libros,me los dejan o los cojo en la biblioteca, pues nunca encuentro el momento, y con eso de que de ahí no se la llevan... pues siempre lo dejo para otro día! Un día de estos entraré, ya para no posponerlo más!
Mi librería favorita... la verdad es que no me lo había preguntado nunca!De Pontevedra no me encanta ninguna en particular, la verdad. En Vigo me gusta la Casa del Libro, más que nada porque hay de todo y yo soy de las que se puede pasar una tarde entera en una librería, leyendo todas las contras... Pero para mí, la que más me gusta (aunque no está lo que se dice cerca) es Borders. La conocí el año pasado que estuve viviendo en el Reino Unido. Es genial, aparte de ser enorme tiene un Starbucks dentro en el que puedes entrar con libros o revistas de la tienda para vértelas mientras te tomas un delicioso capuccino :D Además en la planta baja tiene la sección de música y mesas (a modo de mini biblioteca) por si te quieres pasar allí un rato. La de tardes lluviosas que me he pasado yo allí...ays, qué nostalgia! jajaja

María_MC dijo...

Acabas de describir mi paraíso particular! librería con Starbucks y sección de música. Con lo que me gusta a mi el café!!!. Si ya tuviese sección de DVD de pelis y series de TV, enviaba curriculum para trabajar en Borders o en ese Starbucks. Acabo de sentir una repentina necesidad de trasladarme a vivir a Londres. jeje Nos seguimos leyendo. 1 abrazo

BlackBetty dijo...

Jamás he ido de rebajas los primeros días, jamás, y me niego, nena, porque yo no tengo tu calma y le habría soltado alguna a la tipa... es horroroso :-p

María_MC dijo...

BlackBetty: no te creas, la primera sorprendida de que no dijese nada fui yo. Debe de ser la madurez que me da templanza jeje ;). Ahora en serio, debió pillarme de buenas, a lo mejor por haber conseguido los tenis fácilmente y sin rebuscar, no lo se. Te digo lo mismo que a Tanais, no suelo ser borde, pero cuando lo soy no me quedo a medias, arde Troya. Los grises no van conmigo, o blanco o negro. 1 abrazo

Publicar un comentario

Ya que has leído tendrás algo que decir, digo yo.