sábado, 19 de diciembre de 2009

Burlando a la parca


No pasará a los anales de la historia por ser una joya de la literatura, ni su autor ganará el Premio Novel de literatura por escribirlo (aunque si lo ganó Obama, ¿por qué no?), pero es el libro más entretenido y disparatado que he leído en mucho tiempo.

Llegó a casa de la mano de mi hermana, (desde aquí aprovecho y le doy las gracias), que leyó la sinopsis que de él se hacía en la revista del Círculo de Lectores. En ella (y por lo visto en todos lados) se vende al protagonista como una mezcla entre Tony Soprano y House. No pintaba mal la cosa, así que finalmente se pidió el libro de marras.
Empecé con recelo a leerlo, ya se sabe, expectativas muy altas, batacazo seguro. Al acabar el primer capítulo pensé que había perdido 10 minutos de mi vida que jamás recuperaría, mis peores augurios se cumplían. Pero como tengo la manía de dar a cada libro 100 páginas para engancharme antes de devolverlo a la estantería, continué y ya no pude parar: lo leí prácticamente del tirón. Lo mejor, el tono ácido y el lenguaje con el que se expresa el protagonista, sin duda es un libro para los amantes del humor negro entre los que me incluyo. A cualquiera que me conozca un poco y lo lea, no le sorprenderá mi entusiasmo con la novela.

El argumento cuanto menos es insólito, Peter Brown (llamado antes Pietro Brwna), es médico en el Hospital Católico de Manhattan, aunque antes era sicario de la mafia. Un buen día llega a la habitación de un paciente que debe someterse a una operación un tanto delicada, que resulta ser Nicolás LoBrutto, un mafioso al que conocía de su vida anterior. Éste, lo amenaza con que se desvele su paradero (está en el programa de protección de testigos, de ahí su cambio de nombre) en caso de que muera en el transcurso de dicha operación. A partir de ahí, el propio Peter narra los pasos a seguir, intercalando la historia de cómo acaba de esa guisa. Y hasta ahí puedo leer, obtener más información ya no es cosa mía.

El autor es Josh Bazell, un médico de San Francisco, diplomado en Literatura Inglesa y Escritura creativa, que se estrena como escritor con esta novela que escribió durante su periodo de residencia. Los derechos de autor para hacer la película, ya están vendidos y el nombre de Leonardo di Caprio suena con fuerza para interpretar al protagonista.
La práxima novela de Bazell, también está protagonizada por Peter Brown, sólo espero que, en este caso, no se cumpla aquello de que segundas partes nunca fueron buenas. Sería un duro golpe que no estuviera a la altura. La única ocasión en la que, en mi opinión, una segunda parte supera a la primera es con la película de El Padrino, también sobre la mafia. Me gustaría verlo como una señal y no como una coincidencia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Parece una buena opción para pasar un agradable rato de lectura.

BlackBetty dijo...

Oh, ahora tengo muchas ganas de leerlo... no sé si darte las gracias o salir huyendo :-D porque tengo problemas de compulsión con los libros.

María_MC dijo...

Lo primero de todo, bienvenida a mi humilde blog. BlackBetty, hazme caso y léelo, si además no es muy largo y se lee del tirón. Las gracias ya me las darás si te gusta. Por cierto, bienvenida al club de las lectoras compulsivas, será bienvenida toda recomendación literaria. Yo por mi parte seguiré escribiendo de lo que vaya leyendo. Graciñas por comentar.

Publicar un comentario

Ya que has leído tendrás algo que decir, digo yo.