miércoles, 26 de mayo de 2010

Activa, pasiva y perifrástica style: cosmética básica.

Y tan básica, los potingues que puedo gastar yo son el A, B, C de la cosmética, me explico: hace como tres años la máxima sofisticación que había en mi vida relacionada con los productos de droguería no iba más allá del desodorante y la colonia que, por cierto, no era una propia, siempre usaba las que me regalaban. Nunca me han gustado este tipo de cosas por lo que el hecho de que yo los use es porque es lo mínimo e indispensable.

No lo vi venir, fue tan poco a poco que no me di cuenta que mis hábitos habían cambiado radicalmente. Pero el otro día, cuando estaba a punto de salir de casa para ir a trabajar, me miré al espejo y me dije a mi misma: “A golpe de miércoles vamos necesitando un corrector antiojeras”, a continuación giré la cabeza y mi mirada se posó en un estante concreto del baño y me di cuenta de cuánto había aumentado el espacio ocupado por cremas, geles y demás. Pero, sinceramente, todos los frascos tienen un porqué, yo os lo cuento y luego me decís que opináis:

- Gel de ducha: las razones son obvias, creo que no habrá ningún tipo de duda de que es algo absolutamente necesario. Eso sí, no me vale cualquiera. Ha de ser dermoprotector, que a lo largo del día se castiga mucho la piel y no olvidemos que es como la pintura de la carrocería de un coche: si está rayada y hecha un asco hace la misma función pero es más bonita cuando brilla.

- Desodorante: no hay nada que añadir, es algo totalmente imprescindible. Una vez más, no me vale cualquiera. A cada tipo de piel le va uno en particular y no todos huelen de la misma forma en cada persona. Hay algunos que al principio van bien, pero tras 8 horas parece que, en lugar de desodorante, lo que te has rociado es sudor directamente. Hay que buscar el que mejor se adapte a uno.

- Champú y suavizante: otra cosa en la que no escatimo. Reconozco que mi pelo no conoce las marcas blancas baratas, pero hay que tener en cuenta que tengo mucho, rizo y largo y esa combinación es peligrosa, queda muy bien si se cuida pero si no, parece que llevo rastas y, eso sí que no que nunca me han gustado.

- Gel fijador: también tiene una razón de peso el que lo use. Hay que evitar que se me encrespen los rizos que aquí en Galicia hay mucha humedad, el mejor aliado para que parezca que he metido los dedos en un enchufe. Este gel ayuda a que estén en su sitio y, a la vez, tienen que parecer lo más naturales posible y no que de la sensación de que llevo el pelo permanentemente mojado.

- Body milk: la razón es continuar con la labor del gel demoprotector y tener la piel hidratada y sana.

- Crema hidratante de noche: básicamente tiene la misma función que el bodymilk pero más específicamente para la cara.

- Crema hidratante con color: la culpable de que yo use esto es mi madre. Me pongo morena muy fácilmente, un día de playa y ya tengo color. Con dos estoy morena y tres estoy negra. Pero tan fácil como me viene, se va en cuanto estoy 15 días sin pisar la playa y, en invierno, me pongo blanca como la leche. Parece que no me ha dado el sol en años. Pues un buen día, mi madre me recibió en casa con esta perla y sin un “Hola” previo: “Hija, con esas ojeras y con lo blanca que estás pareces un cadáver” así, sin paños calientes. La solución fue empezar a echarme la crema esta de marras y, puestos en gastos, pues que de paso tenga un factor 25 de protección solar. Hay que prevenir melanomas, en primera instancia, y también el envejecimiento prematuro. Por cierto que, tras echármela la primera vez mi madre dijo que, por fin, tenía un aspecto saludable. Madre no hay más que una.

- Gel limpiador purificante: con el estrés me salen granitos y, cuando estoy concentrada sin darme cuenta me empiezo a tocar la cara. Cóctel explosivo para que mi parezca una ensaladilla rusa. Así que en épocas del año en las que estoy inquieta y nerviosa, cremita que te crió.

- Crema de manos: esto nunca lo usé hasta que vine para Ourense y con el frío mis manos parecían papel de lija primero, para luego cortarse a la altura de los nudillos y, finalmente, hacerme sangre. Por lo tanto, otra cosa más que es realmente necesaria.

- Cacao para los labios: por lo mismo que la crema de manos. Esto ya lo usaba de antes de venirme a Ourense, que con los cambios bruscos de temperatura (incluidos en verano cuando el aire acondicionado de los sitios está a tope), se me ponen fatal y acaban cortándose y pelando.

- Colonia de diario: pues sí, creo que tener un olor propio define a una persona. Eso no quita para que de vez en cuando me eche alguna otra, pero tengo una “de cabecera”.

Y a toda esta lista hay que añadirle la protección solar y el aftersun en verano y probablemente, en breves, el dichoso antiojeras. Como veis todo tiene un porqué, no son cosas de las que haga uso porque sí o “porque yo lo valga” ¿o no?

Ahora me hago una pregunta que os hago extensiva a modo de encuesta. NUNCA me maquillo, ni para salir. La única vez, fue para las fotos de la orla en la universidad y lo máximo que puedo hacerme algún día tonto que tenga es ponerme un poco de color en los labios (generalmente rosa muy clarito, sobretodo que se note lo menos posible) y pintarme la raya del ojo (esto último es rarísimo). Ahí va la pregunta: a la vista de mi progresión en el mundo de la cosmética, ¿cuánto creéis que voy a tardar en caer en el uso habitual de maquillaje? Se admiten apuestas.

10 comentarios:

Mi bici y yo dijo...

¡Hala qué de potingues, qué agobio! Yo paso del suavizante, de la hidratante específica de noche y de la de color. Bodymilk menos del que debiera y protección para la cara en cuanto asoma el sol y en la playa por todo el cuerpo.

Corrector de ojera ni de bromas y maquillaje menos aún (otra cosa en común). No creo que tengas por qué caer, una cosa es cuidarse y otra maquillarse

Ya he estrenado la maquinita acuática y bien, pero ya te dije que de 100€ nada, más bien 160€

Besos, sobri

Tanais dijo...

jajajaja chiquilla te entiendo perfectamente, a excepción de la crema de color y el gel purificante, comparto contigo todos los demás potingues y añadiría un peeling semanal, lo de los rizos tiene su "aquel", dan guerra pero cuando te acostumbras se hace rápido jejejejeje.

Despe se pone malita cuando viajamos y eso que intento llevar botes pequeñitos.

Viendo la carrera que llevas no creo que tardes mucho en añadir alguna base de maquillaje o sombra de ojos...en mi caso solo utilizo rimel y lápiz de ojos siempre negro...maquillarme en condiciones pocas veces ;)

Anónimo dijo...

Empezarás en la comunión de tu ahijado y te verás tan guapa que a partir de ahi lo usarás! jajaja es broma.si te ves bien asi para que maquillarte? y simpre que lo hagas natural que no se note mucho salvo en ocasiones especiales.
Por cierto ya me dieron las notas y bastante bien la verdad pero bueno ya te contaré.
1 besooo de tu prima

Anónimo dijo...

Y por qué ese terror a la cosmética? A mí me encanta, te cuidas (aunque sea por fuera) y eso hace que también te sientas mejor por dentro, jajaja
Y chica, lo de las cremas y el maquillaje es como comer y rascar...
Si tienes la piel sin granos, yo te diría que para días señalados, cenas o así te pusieras sólo un toque de polvos de color (moreno por ejemplo) justo en las mejillas (sonríes mucho y te lo pones de dentro a fuera justo en la parte que se levanta y sobresale)Ya verás que bien te ves. Un pequeño gesto y lo mucho que mejora la cara. Otra cosa que es facilísima y marca la diferencia es el rimel (ahora llamado máscara de pestañas). Un toque y tus ojos parecen el doble. Por probar no pierdes nada, igual ganas!

PD. No sé por qué te animo tanto, será porque yo noté un abismo y me encuentro y veo mejor con sólo 1 min. más frente al espejo.
Un beso!

Anónimo dijo...

tu naciste guapa y siempre lo seras sobrina del alma con o sin maquillaje.Un beso desde el norte

María_MC dijo...

Tita: nunca digas nunca. Te aseguro que si yo caí, cae cualquiera. No sabes lo que yo he cambiado del 2008 para aquí. La gente flipa de que me preocupe de trapitos y cremitas (un poco tampoco, que quede claro que no me paso el 100% de mi tiempo pensando en estas cosas).
Me alegro de que la silk-Epill bien, ya te lo había dicho. 1 beso, tita.

Tanais: me alegro de que me entiendas, veo que no "estoy sola en el mundo". Por ahora me voy resistiendo a lo del maquillaje, ahora que algo habrá que hacer con las ojeras que tengo a mitad de semana. El estrés laboral le sienta de coña a mi piel jeje ;)

Prima: sí, sería una buena fecha. Además que seguro que hay reportaje gráfico (está tu padre, fijo que lo hay). Si al final lo hago, no podré engañarte. Lo verás por ti misma y en directo.
¿Bastante bien las notas? que nos conocemos prima, seguro que son excelentes, enhorabuena. 1 beso enorme.

Anónimo: no tengo terror a la cosmética, lo tengo a hacerme mayor. Soy quinceañera vocacional y ver que empiezo a necesitar cosas de estas no me gusta. Pero soy fiel defensora del envejecimiento con dignidad y sin bisturí, que no quiero acabar como Ana Obregón, así que cremitas y maquillaje antes que quirófano a la hora de quitarme años. Muchas gracias por los consejos, de verdad que te los agradezco. He tomado nota, que lo sepas. Otro beso para ti.

Querida tía: muchas gracias, leer ese comentario sube la moral, aunque no seas muy objetiva dado que hablas desde la consanguinidad. 1 beso para ti desde el sur.

Anónimo dijo...

no dudes que habrá reportaje gráfico!!bueno mañana hablamos!!1 besoo

Adicto tv dijo...

Qué de tiempo sin pasar por aquí... lo unico que tengo que decir es que...quiero las marcas de geles, champús, colonias, desodorantes etc que usas=)

AtHeNeA dijo...

Pues la verdad es que con el paso del tiempo vas probando cosas y aumentando la lista d ela compra ... (teniendo en cuenta que no me gusta nada maquillarme y empiezo el dia 8) creo que el dñia que menos te lo esperes
besiños

BlackBetty dijo...

Jajajaj, no sé si llegará el maquillaje... yo me maquillo muy poco, apenas delineador dos o tres veces AL AÑO. Y creo que es mejor, mis amigas que se maquillan siempre les pasa que salen SIN maquillar y la gente se piensa que están deprimidas, tristes o sin dormir. :-O

Publicar un comentario

Ya que has leído tendrás algo que decir, digo yo.