viernes, 19 de febrero de 2010

Situaciones absurdas de mi vida cotidiana. Capítulo II: Las conversaciones de ascensor.

De todas las situaciones en las que el silencio se hace insoportable, las conversaciones de ascensor se llevan la palma. Máxime cuando no vives en el primero o el segundo y el tema "tiempo atmosférico" se agota enseguida. Yo antes no lo pasaba bien hasta que un buen día, hace un par de años una bombilla se encendió en mi cabeza y pensé: "La otra persona está tan incómoda o más que tú" y desde ese momento no sólo no lo veo como una situación embarazosa, sino que me parece incluso divertida.
Si, lo reconozco soy un poquito mala cuando se dan este tipo de situaciones y la persona en cuestión con la que comparto el silencio incómodo y un espacio físico reducido, no me cae bien.
Y como ya comenté anteriormente, el silencio perturba al personal que termina diciendo una gran cantidad de tonterías y estupideces de la más diversa índole con tal de llenarlos y eso, amigos míos, da como resultado un periodo de tiempo entre 20 segundos y tres minutos (depende de si hay que esperar el ascensor y lo que éste tarde en llegar), en el que uno se lo puede pasar francamente bien. Condición imprescindible para que esto pase: tu "compañero de silencio" te tiene que caer mal, si te cae bien no tiene sentido hacerle pasar un ratillo un tanto desagradable. De todos modos, no es algo difícil de conseguir, todo el mundo tiene un vecino al que no puede ver en pintura pero con el que se mantiene la educación. Este es mi caso:
Bueno, pongámonos en antecedentes: mis padres viven desde hace 21 años en el mismo piso, por lo que la gran mayoría de mis vecinos me han visto literalmente crecer, me conocieron cuando no llegaba a pulsar los botones del ascensor (quedarse con este dato de que me vieron crecer, ahora puede no parecerlo pero es de gran importancia). Y sí, en mi edificio hay una vecina, que llamaremos V. P. (de Vecina Plasta), a la que nadie puede ver. Hasta tal punto de que a sus espaldas la ponen verde incluso las que ella cree sus aliadas. Voy a narrar el supuesto más largo, es decir, entramos juntas en el portal, el ascensor tarda un montón en llegar y, encima, todavía falta el propio viaje en ascensor. La forma de proceder, es muy simple: ceñirse EXCLUSIVAMENTE a lo marcado por las normas de educación.
Nota: Una vez más, las frases en azul es lo que pienso pero no digo (ya sabeis, tengo cierto autocontrol que una ya tiene años como para gastar de eso).
Nota 2: Estas conversaciones de ascensor son RIGUROSAMENTE REALES.
Estoy entrando en el portal y cuando estoy girando las llaves me doy cuenta de que la tengo detrás: Mierda! por qué no me entretendría más en casa de la abuela, un achuchoncito más y me habría dado tiempo a llegar a las escaleras y no coincidir con ella. Pues nada, como no lo puedo evitar, habrá que hacer algo para que la cosa sea más... llevadera. Que empiece la función. Esto pinta bien, si hasta llevo las gafas puestas (otro dato importante).
- V. P: Hola
- María_MC: ¿Qué hay? (Una media sonrisilla de compromiso y un leve, casi imperceptible levantamiento de ceja acompañan este saludo tan "efusivo").
- V. P: ... (debe de estar buscando tema).
-María_MC: ... Vas de lado si piensas que voy a sacar yo tema. Puedo tirarme así horas.
-V. P: Pues parece que va a llover.
- María_MC: Parece que si. ¡Ale! tema-tiempo cortado de raiz, a ver cómo te las apañas, bonita.
Me mira y yo no sólo no rehullo la mirada, si no que la devuelvo fija, sin pestañear.
-V.P: ¿Te han puesto gafas?
-María_MC: Ya tardaba en salir el temita de las gafas, esto ya lo he vivido. Menudo planchazo te vas a pegar. Si
-V.P: ¿Hace mucho?
-María_MC: Pues.... (finjo que hago cálculos, para que parezca que cuento meses, ya se sabe como es tan "reciente" aún no me he acostumbrado a que las llevo) 21 años.
-V.P: ¡¡¡¡¡¿Tanto?!!!!!
-María_MC: Desde los cuatro años y tengo 25. Eche cuentas señora, que seguro que le cuadran.
Llega el ascensor, V.P. debe de pensar algo así como: "pero qué sosa es esta niña, por Dios, no colabora". Yo mientras tanto, me estoy frotando las manos. La forma de actuar de esta mujer es de manual y quedan 2 temas habituales por tocar, esto todavía da algo de si.
La entrada en el ascensor, es un momento clave. Me explico, soy muy alta pero suelo caminar algo encorvada, motivo por el cuál siempre me están machacando con eso de que tengo que andar derecha. Pues ¡ale! voy a elegir este preciso instante para empezar. Así que en el metro y medio cuadrado de superficie del ascensor voy a mostrar todos y cada uno de mis 185 centímetros en todo su esplendor y la mirada fija-imperturbable, como la de antes, la voy a lanzar desde las alturas, que impresiona más, mientras me cruzo de brazos, parece tal cual que como tosa un poco alto, le zurro.. Podría apoyar la espalda en la pared pero no, hoy justo hoy, me apetece ir con la espalda recta.
-V. P: ¿Cómo va la carrera?
- María_MC: Acabada. Y ahora es cuando por enéeeeeeesima vez me vas a preguntar lo que he estudiado. Evitarías estas situaciones si prestases un poco de atención en alguna de las 247.985 veces anteriores que me lo has preguntado, pero no hay tu tía, va a haber una 247.986, lo percibo.
- V. P: ¿Si?...... Venga, dilo, dilo.... ¿Y qué estudiaste? Como si te hubiera parido.
-María_MC: Ingeniería Química (En santiago)
-V. P: Y, ¿dónde se estudia eso? (El "eso" lo dice con un desprecio que no os lo podeis ni imaginar, de verdad. Como si fuera la mayor mierda del mundo, así que en ese momento ampliamos la estrategia: pasamos de la mera educación a mera educación+chulería).
-María_MC: En Santiago (5 años)
-V. P: Y eso, ¿es una carrera de tres años? Qué bien me tengo la lección aprendida.
-María_MC: La hay de tres años, pero yo hice la superior (pone cara de no saber muy bien de qué va el rollo). La carrera ("Eso", como usted lo llama) que yo hice, es de 5 años. Soy licenciada.
Lo se, lo se, lo se. Me estoy poniendo de un pedante que da asco. No giro la cara porque no soy capaz de mirarme al espejo del ascensor de la vergüenza que siento de mi misma, pero es el único lenguaje que esta mujer entiende, ya sabeis el "tú esto, pues yo más". Yo no puse las reglas de "nuestra relación", me limito a jugar según ellas.
Entonces llega el momento de apertura de la puerta y cada una por su lado hasta la próxima. Se podría pensar que ya no hay cabida para más estupidez, pero si. ¡qué le vamos a hacer! a esta paisana le va lo del más difícil todavía.
-María_MC: Hasta luego
- V.P: Adiós ........ (Venga no me falles ahora, dilo) y, ¡para ya de crecer! (Bingo)
-María_MC: Descuide. (Me giro y me largo, no vaya a ser el demonio y se le de por sacar otro tema. Con esta gente nunca se sabe)
Y en ese momento lo que me pide el cuerpo es soltarle el siguiente discurso que tengo preparado desde hace años porque esta situación ya está muy dilatada en el tiempo: "Señora, tengo 25 años, como ya le comenté hace escasos 2 minutos. Debo de llevar algo así como 8 años sin crecer ni un sólo centímetro, un periodo de tiempo relativamente largo (aunque no tanto como el que llevo con las gafas) como para que usted lo percibiera. El que yo siguiera creciendo, constituiría todo un milagro médico, científicos de todo el mundo vendrían a ésta, nuestra comunidad, para estudiar mi caso. ¿Por qué no piensa antes de hablar? o mejor aún, ¿por qué simplemente no cambia las preguntas o directamente se calla? Parece usted un disco rayado y, sinceramente, a mi ya me aburre".
No lo hago por educación, porque esa señora podría ser alguien entre mi madre y mi abuela y, básicamente, me parece una total pérdida de tiempo el tener una discusión por eso. Además, todavía no me he aburrido del todo. La carita que pone mientras busca un tema de conversación para llenar el silencio a la vez que se dice a si misma "Piensa, V. P., piensa", me puede. Es algo así como el principio de acción-reacción: carita de "Qué-silencio-qué-agobio" implica automáticamente el que yo ponga mi maquinaria a funcionar.

16 comentarios:

La V de T dijo...

Bien, otra coincidencia más: yo también voy encorvada y todo el mundo me suelta eso de "ponte derecha, niña" aunque no mido exactamente 1´85 sino más bien 1,57 y más que "¿ya no creces más?" me llevo otros comentarios jocosos y humillantes en el ascensor y en todas partes, menos mal que me rebotan y en su culo explotan.

Ingeniería química superior, vaya mierda pinchada en un palo...

¿Sabes que las letras negras sobre fondo azul marino de las frases de VP casi no se ven? Vamos, que al principio no las ví en absoluto y no entendía el diálogo

María_MC dijo...

V de T. Muchiiiiiiisimas gracias, había publicado la entrada y no me paré a ver cómo quedaba (y eso que lo hago siempre), así que no me había dado cuenta de las frases que salían en negro. Se me debió ir la olla con el juego de colores. Por lo que te agradezco en el alma que me lo dijeras. Ya ves que lo he cambiado.
Cuando dijiste que teníamos algo más en común pensé que ibas a decir que tú también tenías una vecina insoportable (T. no, por supuesto, otra que un mismo edificio da para mucho).
Tu caso no es lo habitual, los altos solemos encorvarnos y los bajos suelen andar muy derechos. Debes de ser la excepción que confirma la regla.
Veremos si en siguientes entradas tenemos más cosas en común, ya estoy intrigada y todo ;)

Anónimo dijo...

jajaja me encanta!! la verdad esk a veces desearía tener una vecina de ese tipo pero afortunadamente no la tengo, son todos majos.
1 besoo prima

nur dijo...

Sister!
No hay nada mejor que hacerle sentirse incomodo al tipico vecino en el ascensor, yo no suelto ni palabra jajaja. Tengo un bloque de vecinos muy especialito yo, desde el que amenaza de puerta en puerta (a mi llego a hacerlo pero conozco gente más chunga que el, ahora me tiene miedo jeje), hasta la señora retratada en los grupos del face, de las que salen a caminar con la bolsa en la cabeza.
Total que yo como soy muy cínica cuando quiero resisto con una media sonrisa a cualquier conversacion chorra.
Un beso hermanita

María_MC dijo...

Prima, cuidado con lo que deseas porque se puede cumplir y de una mudanza en el edificio, nadie está a salvo. Yo, porque me lo paso bien y me hacen gracia estas cosas, pero esa señora era un verdadero incordio y eso que ahora lleva unos años calmadita, pero antes era terrible. Tienes mucha suerte de que todos sean majos. A mi a veces mi padre me cuenta las reuniones de la comunidad de hace unos años y "Aquí no hay quién viva" era de lo más light. Incluso le pedí ir yo en su representación para comprobarlo. 1 besazo.

Sister: a mi los líos de comunidad me hacen mucha gracia. Y me llama la atención el comprobar como a veces el ceñirse estrictamente a las normas de educación puede producir el efecto contrario. Tu edificio, por lo que veo, es digno de hacerle una entradita en tu blog, si se me permite la sugerencia. 1 beso

AtHeNeA dijo...

Hola:
La verdad es que ese es prototípo pero hay tantas..... es difícil no encontrar un edificio, urbanización etc en el que no exista una como mínimo, cuando se juntan varias eso ya puede ser la leche, vamos ...
SALU2

Tanais dijo...

jajajajajajajja por Dios! q paciencia! yo me pondría malita!!! grrrrrrrrr! q mujer, me ha agotado solo con leerte!!! para otra vez te vas por las escaleras, aunque luego subas en otro piso al ascensor jijijiji

Hijita, como veo que has hecho buenas migas con la vecina cuando nos vayamos a andalucia a tu hermanita y a ti os dejaremos con ella, podéis llamarla tita V.

María_MC dijo...

AtHeNeA: no, si en mi edificio hay varias (además tiene dos portales diferentes), esta es la que me toca más cerca. De ahí que quiera ir a una reunión de vecinos: allí se juntan todas. Me interesa asistir más que nada como experimento sociológico. saludos

Tanais: subo por las escaleras cuando yo ya estoy dentro del portal y ella está abriendo. En el caso de no poderla evitar, es cuando pongo toda mi maquinaria de mala leche a funcionar: ya que me la encuentro me premio a mi misma con rato entretenido.
Ya teníamos pensado invitar a tita V. a la fiesta que organizaremos en vuestra ausencia pero gracias por recordármelo. jejeje

Amanita Faloides dijo...

Tía, eres larguíiiisima (y yo de un original abrumador ¿a que sí?) ¿De qué número son tus bailarinas? Claro que pasas más frío que el resto, y eso que dicen que los cuerpos grandes son más eficientes, pero estás más expuesta, y más arriba. Y tu vecina, una pobre infeliz sin metas ni argumentos que se repite como un caballito del tio vivo. Buenísima descripción

Tita V dijo...

Mira qué bien, ahora tengo dos sobrinas por generación espontánea y nick nuevo, qué divertido!! Pero en mi casa las dos no se quedan que no me caben, lo siento, las saco de paseo y excursión pero no las puedo acoger

T y yo no somos vecinas de bloque, solo de manzana, en una manzana más bien pequeña yo estoy en una esquina y ella en la otra, 1 minutito, y la casa de la otra mami a 3 minutitos

María_MC dijo...

Amnita: sí esa soy yo. Más larga que un día sin pan. Afortunadamente tengo "los pies pequeños para mi altura", en palabras de mi médico. Siempre digo que calzo un 42 de media, me explico. Mis bailarinas, botas, zapatos, tenis, sandalias y demás suelen ser del 41. Me apaño bien con ese número, no obstante algún par tengo del 42 y las deportivas que uso para correr/gimnasio son el 43 (sólo estas), de ahí que diga lo del 42 de media. La verdad es que tengo suerte, según aquel médico debería estar calzando algo así como un 44, así que no me puedo quejar.

Tita V.: el plan era montar fiesta en casa de las "mamis" aprovechando su ausencia (padres fuera= fiesta, un clásico), pero ya ha dicho que a tu casa, como allí no cabemos ya nos veo en la p. calle. Lo malo es que nos salimos de la franja de edad del teléfono del menor que si no iba a haber llamadita al canto por abandono de menores. Veremos cómo nos las apañamos

adicto tv dijo...

A mi hasta ahora me han dado solo la bienvenida en el ascensor, porque llevamos desde diciembre aquí. Pero una mujer me ofreció películas en versión original para que aprendiese inglés "porque el inglés en el futuro ¿sabes niño?" me quede frío...que tia mas rara...

BlackBetty dijo...

Calla, que mis cervicales llevan unos meses quejándoe de la "postura típica de persona alta"... La vecina se salva porque eres educada, la verdad... porque entre ESO en tono despreciativo y "recomendarte" que no crezcas... uuuuf

María_MC dijo...

Adicto: me temo que vas a hacer deporte aunque no quieras. Que sepas que subir escaleras es sanísimo. Yo lo hago y además, pago un gimnasio donde me tiro un montón de horas al mes haciendo step. Eso, o coincidir con esa vecina, tú mismo.

BlackBetty: el alto que anda encorvado es un clásico. y lo de "ponte derecha" lo suele decir la persona por la que te encorvas cuando vas andando con ella por la calle, que es lo que má fastidia. Y mi vecina se salva también, porque me divierto poniéndola en un apuro... ;)

laurapf4 dijo...

jajaja esta es buenísima maría!! desde ayer q hablé por teléfono contigo tenía el presentimiento de que este blog iba a ser la leche..y m sorprendí porque aún es mejor!!jjaja en especial esta conversación es genial, podría perfectamente formar parte de un guión de una serie graciosa.. por otro lado te seguiré a menudo, si la carrera y el intensísimo estudio nos dejan a tu hermana y a mi tiempo para ello..jaj me parece un lugar ameno y agradable a la vista y al oído! un besiño!

María_MC dijo...

Laurapf4: bienvenidísima a mi humilde blog!!! muchas gracias por comentar y hacerte seguidora. me encantará tenerte por aquí de vez en cuando, pero lo principal es estudiar. Además, como la coincidencia de apellidos hará que cante mucho que mi hermana me firme las bajas, así que me interesa conocer a mucha gente que acabe Medicina, por eso de tener opciones jeje ;). Lo dicho: campa a tus anchas por aquí!!! 1 besiño

Publicar un comentario

Ya que has leído tendrás algo que decir, digo yo.