domingo, 12 de diciembre de 2010

"El asombroso viaje de Pomponio Flato" de Eduardo Mendoza

Mi idilio literario con Eduardo Mendoza comenzó cuando tuve que leer en 2º de bachillerato "La verdad sobre el caso Savolta" pues era la novela que había que era materia de examen aquel año 2002 para selectividad. Y, desde aquel momento hasta ahora, le he sido bastante fiel, no totalmente pero sí bastante más que a otros.


Últimamente no tengo mucho tiempo para leer por ello, los habituales libro-ladrillo con los que suelo acompañarme en mi tiempo libre han sido sustituídos por novelas de no más de 300 páginas que no me lleven más de una semana leer.  La vida es dura, lo sé. En la estantería de la sala reposaba tranquilamente "El asombroso viaje de Pomponio Flato" escrito por Eduardo Mendoza y que consta de 175 páginas lo que lo convertía en una lectura ideal. Recordé que había sido una petición expresa de mi hermana al Círculo de Lectores así que le consulté a ella qué tal era: me miró soltó un "Está muy bien, y es divertido te recomiendo que lo leas" y siguió su camino a través del pasillo. Crítica sencilla, concisa y fiable. No había más que hablar.


¿De qué va? Ahora mismito os lo digo. Situémonos en el tiempo, siglo I de nuestra era. Nuestro protagonista, Pomponio Flato, ciudadano romano de la orden ecuestre viaja por el Imperio Romano en busca de unas aguas de propiedades extraordinarias. En uno de sus desplazamientos da con sus huesos en Nazaret donde José, un humilde carpintero, es condenado a muerte por asesinato. El hijo de José, llamado Jesús, contrata los servicios de Pomponio para que demuestre la inocencia de su padre y evitar su ejecución.


Interesante, entretenida e innovadora visión de la vida de Jesús preevangélica. Mendoza aprovecha el "vacío histórico" (vamos a llamarlo así) que hay entre el nacimiento y el comienzo de la vida pública de Jesucristo para proponernos una novela que mezcla el género detectivesco y el histórico, todo ello aderezado con la particular visión paródica y crítica de la dota el escritor.
Una novela destinada a que el lector pase un buen rato envuelto en esta sigular historia, que recomiendo personalmente.

6 comentarios:

Nebulina dijo...

Me lo regaló una amiga por mi cumpleaños hace un par de años y la verdad es que me encantó...fue el primero de Mendoza que leí y ahora que lo dices, va siendo hora de leer otro..
Un beso!

Mi bici y yo dijo...

He oído hablar muy bien, yo tengo ahora entre manos "El misterio de la cripta embrujada" ya te diré

Besos, sobri

dsdmona dijo...

A mi me gustó mucho. Tiene algunos puntos divertidos de verdad además de la ironía de toda la novela que no se pierde ni un solo instante. Ya sabía que te iba a gustar, aún así me alegro de haber acertado ;)

D.

BlackBetty dijo...

Yo del Mendoza sólo he leído el típico y tópico Sin noticias de Gurb. No sé por qué no lo leo más, si ese me divirtió muchísimo. Me anoto al señor Flato :-D

María_MC dijo...

Nebulina: tienes donde escoger. A mí La verdad sobre el caso Savolta me gustó (aunque reconozco que tardé en pillarle el punto, pero sé que hay gente de mi entorno que no les gustó tanto. Otro beso para tí.

Mi bici y yo: pues entonces ya me dices qué tal porque ese no lo leí, así que si me haces una selección previa, mejor jeje. Besos, tita.

dsdmona: pues la verdad es que no lo leí más rápido porque no tengo todo el tiempo que me gustaría para leer. El hukos socarrón e irónico de Mendoza es único. ;)

BlackBetty: tampoco leí "Sin noticias de Gurb" pero que da anotado para más adelante, no me gusta leer muy seguido libros de un mismo autor porque me conozco: me emociono, empiezo a leer absolutamente todo sobre él y termino aborreciéndolo. Me pasó con Ken Follet.

Rebeca de Winter dijo...

Mendoza es uno de mis escritores de cabecera, aunque todavía me quedan libros suyos por leer (afortunadamente). Lo que yo me he podido reír con este hombre para mí no tiene precio. Saludos.

Publicar un comentario

Ya que has leído tendrás algo que decir, digo yo.