domingo, 20 de junio de 2010

Remedio para paliar la preocupación: una autovía y kilómetros por delante.

Un suponer:

Pongamos por caso que algo te preocupa enormemente y no hay manera de quitártelo de la cabeza por mucho que lo intentes y por mucho empeño que pongas en los métodos habituales que usas para abstraerte. Es decir, que no funciona:

- Dar un paseo.
- Tomar un cafecito.
- Ver una película.
- Tarde de playa.
- Ducha relajante tras la playa.
- Es domingo, por lo que el gimnasio no está abierto.
- No te apetece hablar con nadie de la preocupación en cuestión, es más, los esfuerzos de aquellos que lo saben no hacen otra cosa que empeorar tu estado. Y terminas pagando tu frustración con quién menos lo merece.

.........

Solución en 5 sencillos y simples pasos.

1) Subirse al coche.
2) Poner un disco repleto de canciones rock a toda pastilla. Nota: el volumen ha de ser tal que te de verdadera vergüenza bajar la ventanilla para pagar el peaje.
3) Encender el coche, meter primera, comenzar la marcha y fijar tu vista únicamente en la carretera.
4) Que todos tus pensamientos estén destinados a intentar no fruncir el ceño: la preocupación envejece, pero no vamos a acelerarla provocando una arruga que parezca la cuenca del Ebro.
5) Comenzar a correr todo lo que la prudencia y la ley te permita.

Cuando llegues a tu destino el motivo de tu preocupación seguirá martilleándote el cerebro, claro está, esto no es un milagro. Pero la opresión en el pecho que no te dejaba pensar con claridad habrá desaparecido, tu corazón bombeará con fuerza y notarás cada uno de sus latidos, llamadlo adrenalina o llamadlo X.

Tu cerebro empezará a reaccionar: la solución del problema no depende de ti, si dependiera de ti, todo sería mucho más fácil. Lo único que puedes hacer es buscar alternativas por si la dichosa solución no llega a darse, y pelear con todas tus fuerzas para que no te afecte. Y eso es exactamente lo que harás.

6 comentarios:

Tanais dijo...

Vaya, espero que todo vaya bien y haya solución, seguro que si.

Un besito hijita mia! y si necesitas algo sabes donde encontrarme. Un abrazo enoooooooooorme!!!

Cuidadin con la carretera ;)

Mi bici y yo dijo...

Sobri, anoche blogger no me dejaba comentar!!!

Espero que poco a poco se solucione lo que sea, yo también me he subido a veces así al coche pero cuidadito, que el cuentakilometros parece que va por libre. Don´t worry, try to be happy

Muchos besos

Amanita Faloides dijo...

Tiempo+distancia, buena ecuación. Y esa música que no falte, al ritmo de las neuronas, dí que sí. Y no dejes de pelear si las circunstancias lo merecen.

Un remedio similar, pero light, es ipod a la oreja, volumen adecuado para sellar el conducto neuronal y ¡Hale! los 6 kilómetros de Paseo de la Castellana, Recoletos y Prado andando a buen ritmo. Y vuelta para arriba si el asunto es enrevesado.

Suerte María

Mi bici y yo dijo...

Me has picado sobri, te he mandado email pero me ha hecho una cosa muy rara al enviarlo, si no te llega escríbeme tú a mí

Besos

Amanita Faloides dijo...

MARIA, Everything is allright? ¿Tienes kilómetros suficientes?

BlackBetty dijo...

:-S

espero que se haya disipado lo que tenía que disiparse, o como mínimo, que se haya quedado medio tumbado de que el viento le diera en la cara en el asiento del copiloto.

Publicar un comentario

Ya que has leído tendrás algo que decir, digo yo.